martes, 19 de junio de 2007

Cataratas y Presbicia

Los lentes como normal solución
para un problema común: LA PRESBICIA


A pocos días del comienzo de los viajes que están llevando a Cuba a muchas personas de nuestro departamento para operarse de cataratas y presbicia, es momento de que conozcamos más sobre estos problemas que afectan las facultades visuales de gran parte de nuestra población.


Para comenzar, vale la pena la aclaración de que si bien son problemas muy frecuentes en la población, las cataratas son una enfermedad, y la presbicia es una condición fisiológica del cuerpo humano.


Cuando nos referimos a “condición fisiológica del cuerpo humano”, hablamos del proceso natural de la perdida de flexibilidad de los músculos a través de los años. Una persona de 50 años, no corre igual que cuando tenia 20 años, verdad?

El ojo humano es un sistema óptico formado por distintos componentes, medios refractivos, o sea distintas partes por las que pasa la luz que proviene de los objetos que estamos mirando, para que converja en el fondo del ojo, la retina, donde se forma la imagen que es trasladada al cerebro.

Los distintos medios refractivos, de afuera hacia adentro, son:

1- cornea, primer y más fuerte lente positivo del sistema óptico.
2- humor acuoso, es un fluido acuoso, valga la redundancia.
3- Cristalino.
4- humor vítreo, sustancia gelatinosa.

El Cristalino y la acomodación

El cristalino es un músculo formado por varias capas; para que se hagan una idea, similar a una cebolla transparente, y que tiene la virtud de poder cambiar de forma, más aplanada o más redondita, lo cual hace que cambie su poder refractivo, su potencia, o sea, es una lente que puede variar su graduación según la distancia donde se encuentren los objetos que estemos mirando. A este fenómeno se le llama acomodación.

Como dijimos anteriormente, este músculo no está exento al paso de los años, va perdiendo elasticidad, por la cual alrededor de los 40 años, la persona comienza con la presbicia. El primer síntoma consiste en visión borrosa a distancias cercanas, especialmente en lectura de letras pequeñas y aun más en bajas iluminaciones o al final de una jornada laboral. Esto hace que comencemos a alejar los objetos que miramos de cerca, una lectura, u hoy en día el celular, etc.
La presbicia, si bien ya aclaramos que no es una enfermedad, es muy común desde hace muchos años que la gente le llame “la enfermedad del brazo corto”, el problema es solucionable hasta que el largo del brazo nos permite.

Los lentes son la solución

En este momento es muy frecuente que se presente un problema emocional, no nos gusta reconocer que los años van pasando, que nos vamos poniendo viejos, reconocer que hay que ir al oculista y luego a la nuestra óptica de confianza para, a partir de ahí, depender de los lentes para realizar muchas de las actividades cotidianas, es complicado, pero no es tan grave.

Hasta el momento no existe ninguna forma de que la persona vuelva a recuperar su visión a distancias cercanas sin el uso de lentes correctivos, que lo que hacen, no es hacernos ver más ni menos; sencillamente veremos más cerca, lo cual se logra aumentando el poder refractivo total del ojo, para poder enfocar los objetos a la distancia requerida por cada persona en particular. Generalmente una distancia cómoda de lectura, serian unos 35 o 40 centímetros, pero hay excepciones. Por ejemplo: para una persona que trabaje en un mostrador de pie, su distancia de lectura seria de unos 70 u 80 centímetros, por lo tanto la graduación del lente para este caso debe ser menor.

Cataratas


El Cristalino, al cual ya nos hemos referido anteriormente, nuevamente es el causante de un problema visual, en este caso una enfermedad. Sucede que por lo que se llama como su "opacificación", el cristalino va perdiendo cristalinidad, y cada vez deja pasar menos luz, lo cual se manifiesta principalmente en los adultos por una disminución de la agudeza visual lentamente progresiva, fotofobia y deslumbramiento.

Ismael Argüello
Técnico de Suóptica

No hay comentarios.: