martes, 19 de junio de 2007

Los encantos de Bariloche

El paraíso de nieve sudamericano es una opción no sólo para adolescentes



En el oeste argentino, a 1.650 kms. de Buenos Aires, un entorno natural único, extendido a lo largo de 25 kms, ha sido en las últimas décadas una de los destinos turísticos que ha cautivado a más personas en nuestro continente. En general lo asociamos al viaje de placer de los quinceañeros, pero tiene encantos y opciones que son para el disfrute de todos los integrantes de la familia, invitando a conocerlo a personas de todas las edades.
Nos referimos a San Carlos de Bariloche, localidad fundada en 1902 y que entres sus primeros ilustres turistas tuvo al ex presidente norteamericano Theodore Roosvelt, que visitó especialmente este lugar en 1913.


El Cerro Catedral y la ciudad
Hoy, con más de cien años de vida, sigue teniendo como su gran referente al Cerro Catedral, que no es más ni menos que el centro de esquí más importante de Latinoamérica, el cual se encuentra en plena montaña, pero no por ello deja de ofrecer diferentes posibilidades de alojamiento, gastronomía y distracción nocturna. La nieve y el esquí son la principal opción en este paradisíaco punto, pero de ello también se puede disfrutar en el Cerro Otto.
En el propio radio urbano de Bariloche es en donde encontramos la mayor oferta de hoteles, restaurantes, comercios, barrios residenciales y la mayor parte de la oferta de bungalows, cabañas, hosterías, y casas particulares en alquiler.

Naturaleza para disfrutar
Las bondades de un entorno natural como el que presenta este lugar - que lo hacen único en el continente - hacen que se pueda disfrutar del mismo a través del agroturismo y/o turismo rural, por el que se puede tener acceso a muy confortables estancias y chacras que brindan al turista una infraestructura ideal para que pueda disfrutar del paisaje, con una gran cercanía a la flora y fauna local.
Pero así mismo, para quienes gustan de un contacto más audaz con la naturaleza, la mano del hombre ha desarrollado en ella distintas alternativas para la realización de actividades de turismo aventura, algunas más conocidas, como las travesías, cabalgatas, despegues en parapente, buceo y mountain bike, pero otras más exóticas, como por ejemplo el trekking - paseo por bosques y montañas -, rafting - descenso en balsa o gomón por los rápidos de los ríos - y el floating - lo mismo pero en cursos de agua mansos y tranquilos -.

Las opciones urbanas

Por supuesto que también esta paradisíaca localidad argentina no solamente ofrece encantos a quienes salen a buscar la acción en contacto con la naturaleza, ya que también brinda alternativas de esparcimiento y entretenimientos a desarrollar "en el pueblo", como lo llaman cariñosamente los lugareños. Así, San Carlos de Bariloche cuenta con clubes, discotecas, pubs, gimnasios y spas, casinos, espacios para la diversión de los niños y también para la diversión de los adultos, con espectáculos e incluso agencias de citas.
Para quienes prefieren conocer aspectos históricos del lugar, la lista de museos a visitar es bastante extensa, pero se podemos destacar los siguientes: el Museo de la Patagonia, el de Ciencias Naturales, Prehistoria, Etnografía, Historia Regional, el Paleontológico, la Casa Museo de los Viejos Colonos - Colonia Suiza -, la Galería de Arte Cerro Otto y también opciones a tener en cuenta como la Feria Artesanal Municipal y la Casa de Artesanías Mapuches.

Un sueño a concretar
En estos días, Bariloche ya se encuentra revitalizada por el arribo de los estudiantes egresados y comienza a dar rienda suelta a su invierno vertiginoso del esquí, con sus famosas chocolatinerías que son toda una tradición y un disfrute, además de un nuevo motivo para permitirse analizar la opción de concretar el sueño de conocer este paraíso que se encuentra en la vecina orilla, más cerca de lo que cree, en todos los sentidos.

No hay comentarios.: