viernes, 31 de agosto de 2007

Claudio Spinelli, estudiante en Cuba

"Hay gente en Cuba que está contra Fidel

y su régimen, pero son una pequeña minoría "

DESDE HACE MUCHOS AÑOS, CUBA RECIBE DE BRAZOS ABIERTOS A MUCHOS URUGUAYOS QUE VAN A ESTUDIAR MEDICINA. ENTRE ELLOS, VARIOS DE LOS QUE HAN PASADO POR LA ESCUELA LATINOAMERICANA DE MEDICINA DE LA HABANA SON MELENSES; ALGUNOS HACE POCO SE HAN RECIBIDO Y OTROS ESTÁN CERCA DE ELLO. DIALOGAMOS CON CLAUDIO SPINELLI, UNO DE LOS INTEGRANTES DE ESTE ÚLTIMO GRUPO, QUIEN NOS CUENTA SUS VIVENCIAS EN LA ISLA CARIBEÑA.

La creación de la citada escuela se dio a raíz de una de las tantas devastadoras visitas de huracanes - como el Mitchel - y tornados al Caribe, que luego del desolador panorama que dejaban, hacían imperiosa la presencia de médicos para auxiliar a la gente de los países damnificados.

Así es que, por iniciativa de Fidel Castro, se creó la Escuela Latinoamericana de Medicina, en principio para instruir a estudiantes de algunas naciones de Centroamérica, pero que posteriormente fue recibiendo a estudiantes de los demás países de ese continente, de América del Sur y de varios de África - en total, de 24 países -, con el objetivo de formar médicos con una excelente formación profesional, y además, con un claro sentido de trabajo social, solidario para sus pueblos.

Otro melense en la isla

El Uruguay, y en especial Melo, desde los primeros años de esta experiencia ha tenido estudiantes participando de esta vivencia, uno ellos recientemente recibido, como es el caso del Dr. Leandro Olivera. Igualmente varios más continúan en Cuba estudiando con mucho esfuerzo para culminar sus carreras y ejercer la profesión de sus sueños, como es el caso de nuestro entrevistado, Claudio Spinelli, quien con 29 años está cursando el 5º año de la carrera y llegó a tener esta oportunidad, por esas cosas del destino… o de Dios:

"A mí siempre me gustó la medicina, siempre me gustó la idea de ser médico, además de para hacer un dinerito, especialmente para ayudar a la gente que estuviera necesitada de este tipo de atención. En cierto momento, la madre de un amigo que estudiaba medicina en Cuba me incentivó a que también lo hiciera y enseguida envié los papeles requeridos a la FEUU en Montevideo - en el último día de plazo -, creyendo que había un 1 % de posibilidades de que me dieran la beca a mí. Menos de dos semanas después, para mi sorpresa, me comunicaron que había salido favorecido con la beca para ir a Cuba y pocos días después, el 11 de marzo de 2003, ya estaba en suelo cubano".

Vivencias a la cubana

El proceso fue tan inmediato que Claudio casi no tuvo tiempo de asimilar el cambio que llegaba a su vida y menos aún de despedirse de sus principales afectos que quedarían en Melo, especialmente su madre, Rita, y su hermana de actualmente 13 años, Sofía.

Estando en Cuba algunos cambios en su vida fueron notorios:

"Al llegar me sobrepasó el calor; también, en principio, me costó mucho la comida, ya que son como los brasileños y comen frijoles - porotos - todos los días; que en invierno está bueno pero en verano me costaba cantidad, pero ahora estoy acostumbrado a todo, no tengo nada que reprochar de allá".

También los primeros contactos con el pueblo cubano dejaron su marca:

"Me sorprendió un poco ver a gente humilde, viviendo en condiciones normales y no mal, como podía suponer. Del contacto con la gente cubana destaco que no se hace amiga para pedirte algo a cambio, sino que al revés, ya que a veces nos ofrecemos para hacerles algún regalo y nos dicen que ellos hacen amistad con nosotros porque nos quieren conocer, no a cambio de nada. Eso es muy lindo".

Buena base educativa

Volviendo a las vivencias de Spinelli como estudiante, no deja de destacar lo importante que fue la base educativa con la que partió de nuestro país:

"Antes de comenzar el primer año se hace un curso de 4 meses, el premédico, al que Uruguay y Paraguay son los países que llegan con mejor nivel, lo que no hace más que confirmar que la enseñanza de medicina en nuestro país es excelente. La mayor diferencia es que en Cuba, el estudiante tiene prácticas enseguida, mientras que en Uruguay tiene que esperar un tiempo.

Luego de estos meses, el 1er año se comienza en la Escuela Latinoamericana de Medicina, que es la escuela madre, con residencia para 4.500 estudiantes y está en La Habana. Al pasar a 3er año te podés quedar en La Habana pero en otras escuela o te mandan a provincias, según el país de origen. A los uruguayos, desde el año pasado los mandan a dos provincias: Cienfuegos - a 300 kms. de la capital - y Grama - a 600 kms. de La Habana. En mi caso particular, como excepción logré ir para otra provincia, Villa Clara, conocida como la del Ché Guevara, que es donde está enterrado y hay un monumento a su persona; es una provincia de más de 200 mil habitantes, donde nuestra escuela queda a dos cuadras de todos los hospitales".

Convivencia internacional

Más allá de lo que implica una experiencia de aprendizaje con personas de 23 países más, nuestro entrevistado aclara que se hace sencillo el convivir con personas de culturas e idiosincrasias tan distintas, a pesar de las anécdotas jocosas que digan lo contrario:

"El contacto con gente de otros países, es muy lindo, porque uno aprende como es la forma de ser de cada país; por ejemplo, un uruguayo y un boliviano es muy difícil que vivan juntos, por su carácter, ya que los nosotros somos jolgoriosos y decimos malas palabras - no para ofender -, mientras que ellos jamás te van a insultar, son muy tranquilos, no toman no fuman, son callados, no hablan nada. Por su parte, cuando hacíamos premédico, tuvimos un poco de confrontamiento con los dominicanos, ya que yo estaba en un 2º piso, donde había dos cuartos con uruguayos y enfrente ellos, que meten mucho relajo, seguían con las luces prendidas más allá de lo permitido, no le hacían caso a nadie, pasaban todo el tiempo gritando, pero después se fueron tranquilizando".


Cuba y su régimen

Siempre que uno tiene contacto con alguien que tiene un contacto tan directo con mucha de las cosas que suceden en la isla caribeña, es imposible no caer en la tentación de pedirle sus apreciaciones sobre como vive la gente en un régimen político tan criticado.

Claudio lo ve de esta manera:

"Yo antes hablaba pestes de allá, de su régimen, de su gente y de su país, sin conocer nada. Nadie me dijo que como me daban la carrera hablara bien de allá, pero, de 10 cosas en las que antes no estaba de acuerdo, ahora no lo estaré en una o dos, porque ningún país es perfecto, pero no como nos quieren hacer creer aquí sobre Cuba; lo que nos muestran de allá no es cierto, o representa a una minoría. Hay gente en Cuba que está contra Fidel y su régimen, pero no es la gran mayoría, ya que sino pasaría como en países como Argentina o Ecuador en donde la gente ha estado en desacuerdo con sus gobiernos y los ha destituido. Hay que estar allá para ver bien como es la cosa; no tienen lujos, pero todos, desde el primero al último, tienen la misma situación esencial: salud, educación, vivienda y comida todos tienen por igual. Después está aparte si algunos tienen auto, electrodomésticos y demás… lo esencial lo tienen todos".

No hay comentarios.: