domingo, 26 de agosto de 2007

Confesiones de "Nacho" Aguirre desde Bolivia

Un cura de Melo acunando sueños de libertad indígenas

DESDE HACE CINCO AÑOS, UN SACERDOTE SURGIDO DE NUESTRA DIÓCESIS DE MELO ACOMPAÑA A INDÍGENAS BOLIVIANOS EN LOS CAMINOS QUE CONDUCEN RUMBO A SU PROPIA LIBERTAD Y AL ENCUENTRO DE JESÚS COMO COMPAÑERO DE ESA RUTA DE LIBERACIÓN. A CONTINUACIÓN, COMPARTIMOS UNA CARTA ESPECIALMENTE ESCRITA PARA LOS LECTORES DE "PROPUESTAS".

Primero que nada, te agradezco esta posibilidad de encuentro con tantos hermanos de Cerro Largo y Treinta y Tres. Luego, paso a presentarme y a decir que vengo del Dios de la Vida, gracias al Si de Dora y Walter, mis padres. Me acompañaron a crecer mi familia, mis amigos de ciclismo, mis colegas de trabajo como contrabandista comerciante, mis compañeros de estudios, las comunidades de mi diócesis, y mi patria grande "Amerindia Indígena del Sur ".

El encuentro con Jesús de Nazaret fue en los fondos de la catedral, en los campamentos en Ñangapiré, en las misiones en Fraile Muerto, en el deporte, trabajo y amores...

De Melo a Bolivia

El 18 de agosto de 1996 me ordenaron Presbítero, cura, en un domingo de sol en pleno invierno, en el Teatro de Verano, a los 31 años. En ese entonces pudieron estar todos, también los de "piesitos descalzos".

El seguimiento de Jesús es itinerante, y El me llevó por las comunidades de: Paso Carrasco, San Jacinto, La Cruz de Carrasco, Santa Clara del Olimar, Vergara, Charqueada, y Treinta y Tres, lugar desde el que me envían a Bolivia. ¿La razón? Mons. Roberto Cáceres recordaba que siempre "lo indígena me hacia vibrar". Yo en mi tiempo libre buscaba acercarme a estos hermanos con lecturas, películas, y con la música, que expresa lo profundo de cada uno de nosotros. Bolivia es indígena y por medio de Antonieta Potente, una religiosa amiga, y las hermanas Franciscanas del Verbo Encarnado, se concreta el sueño de crear un intercambio misionero entre dos iglesias "pobres" en lo económico y en cuanto a sacerdotes, compartiendo lo que nos hace falta y no esperando a dar lo que nos sobra.

Todo esto fue discernido junto a Mons. Luis, nuestro obispo, y a los que nos acompañan a escuchar el soplo de la suave brisa del Espíritu Santo, y es así que desde hace cinco años se esta construyendo un "puente" de unos que vienen y otros que van (jóvenes laicos en su mayoría) realizando un tejido de hermandad, de servicio, de encuentro con Dios, más allá de mi familia, pueblo, mundito...

Los indígenas y sus luchas

Lo primero que encontré aquí, en Bolivia, es un lugar de crecimiento humano, espiritual y un lugar de entrega fecunda. Encontré pueblos "excluidos en su propia tierra por ser indios", pero en el tiempo en que están "pariendo" su libertad.

Aún hoy en la zona que me recibe, sobreviven 7.000 guaraníes en cautiverio, esclavos de ricos hacendados.

Además, hay en pueblos y ciudades muchos descalzados o utilizados, sin acceso a la tierra, salud, y educación. Nos toca participar en este momento histórico, donde no hay neutralidad: se acompaña el doloroso nuevo nacimiento o se apoya el aborto para que regrese la paz, unidad que favorecía a unos pocos corruptos. Integramos un equipo misionero itinerante, con mayoría de guaraníes y desde ahí apoyamos el cambio en lo social, organizativo, celebrativo, espiritual, sacramental. Desde una espiritualidad de liberación, hermandad universal, con preferencia a los " empequeñecidos, y debilitados."

Sueños de libertad

Al terminar, analizando lo que he podido aportar, creo que nuestra presencia valoriza lo indígena, plantea la necesidad de ellos, abre una puerta para los que buscan más allá. Compartimos un Jesús encarnado en la lucha de los pueblos, un Padre Dios misericordioso, que despierta sueños de libertad, a través de un extranjero que es pequeño, sin poder y sin riquezas. También me pregunto: ¿estamos trabajando para que los otros sean más felices, especialmente los más pequeños, los empobrecidos?. Jesús, revelador y compañero del camino hacia la tierra sin males, dice: "felices los pobres porque de ustedes es el reino de Dios". Por lo tanto, felices ustedes los que se acercan a compartir la suerte de los pobres en sus dolores y liberación. No es lo mismo el éxodo oriental de nuestro maestro Artigas, que la emigración de Forlán o de tantos en procura de ascender económicamente. A unos los mueve el Dios del dinero y a otros el Dios crucificado.

"Que los más infelices sean los más privilegiados con lo que somos, con lo que tenemos". Porque la verdad es que nada, ni siquiera nuestra propia vida nos pertenece y sólo la semilla que se entrega tierra abajo, da frutos ...

Les escribí llegando de una comunidad alejada, "San Antonio de Parapety" y preparando la mochila para una marcha, una caminata de cuatro días por los caminos del Chaco Boliviano con el equipo de hoy: Clarita, Heriberto, Zulema y Cacho.

Un abrazo para todos,

Pbro. "Nacho" Aguirre

1 comentario:

andy77 dijo...

hola mi nombre es andrea fabiani soy de san jacinto canelones-uruguay
necesito por su intermedio ubicar al pbro. nacho aguirre ya q hace muchos años fue parte importante en una etapa dificil de mi vida por favor hacer llegar mi tel.005983993709 andreafabiani77@hotmail.com que le llegue mi saludo de alguna manera se lo agradezco de corazon andrea"felipita"