viernes, 28 de septiembre de 2007

Bajar de peso y comer bien se puede

"COMA Y ADELGACE" GANA ADEPTOS EN LA REGIÓN



DESDE AGOSTO DE 2004, MELO CUENTA CON UNA CLÍNICA QUE DESARROLLA EN NUESTRO MEDIO EL SISTEMA "COMA Y ADELGACE", DIFUNDIDO EN MUCHOS PAÍSES Y EXITOSO EN BASE AL USO DE LA AURICULOTERAPIA, UNA HERRAMIENTA MUY EFICAZ A LA HORA DE BAJAR DE PESO Y MEJORAR HÁBITOS ALIMENTICIOS.

El sistema "Coma y Adelgace", además de funcionar en países, como Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Brasil o España, cuenta con 28 clínicas en nuestro país, varias de las cuales están en el noreste, ya que junto a la que funciona en Melo, también hay otras que lo hacen en Río Branco, Aceguá y Treinta y Tres - se anuncia otra próximamente en Tacuarembó -.

La ayuda de la auriculoterapia

La base del mencionado método está en la auriculoterapia, la cual da inicio al cambio en los hábitos alimentarios que propician una baja en el peso y especialmente el desarrollo de una alimentación más saludable. Sobre ella nos amplió la Nutricionista y Dietista Ilda Rodríguez Realán, profesional de "Coma y Adelgace" en Melo:
"Surgió en España, por un médico que la utilizaba para tratar enfermedades; desde allí se fueron descubriendo los puntos que sirven para adelgazar o más bien para controlar la ansiedad, el apetito, la armonía. Este sistema tiene un gran aporte de los Chinos, de su acupuntura, con la diferencia que nosotros no usamos agujas, sino unos 'vivis', unas esferitas de metal - o cuarzo - que controlan estos aspectos y ayudan al desarrollo de una dieta".

Nuestra entrevistada es quien como nutricionista entrega la guía adecuada a seguir y además aplica la auriculoterapia, dejando bien claro que el descenso de peso depende de cada persona, del efecto que tengan los "vivis" en ella y en cómo cumpla la dieta:

"Hay personas que sienten bien claro el descenso en la ansiedad y otras que no, ya que hay que tener en cuenta que la obesidad es una enfermedad, entonces eso lo vuelve complicado, porque muchos descienden de peso pero otros tienen el efecto rebote. El tema no es sólo que bajen de peso, dado que la mayoría lo logra cumpliendo con la dieta, sino que la clave pasa por aprender a comer y así mantenerse saludable".

El trabajo con niños

En lo que tiene que ver con los pacientes que ya han probado la eficacia de este sistema, la profesional consultada destacó que trabajan con personas de todas las edades - niños, adolescentes, personas mayores -, tanto con hombres como con mujeres, de variado nivel socioeconómico:

"Con los niños se hacen dietas diferentes, según la edad que tengan; en ellos no se trata tanto de descender de peso, ya que están creciendo, sino que trabajamos sobre sus hábitos alimentarios, para írselos cambiando paulatinamente, lo que tiene mucho que ver con su casa y con lograr que los padres de los niños coman como ellos, que prediquen con el ejemplo - comiendo verduras, etc. -".

Las enfermedades en los adultos

Rodríguez Realán además remarcó que lo que hace más complejo el trabajo con los adultos como pacientes, son las patologías asociadas, como el colesterol, ácido úrico, hipertensión, diabetes, problemas en la columna, y demás:

"En los hábitos alimentarios, con los adultos hay que tener un poco de cintura, ya que algunos más mayores, por ejemplo, no cenan y es difícil inculcarles que coman por lo menos una tortilla o una sopa. A veces lo hacen, otros optan por un café con leche, el cual les aprobamos pero pedimos que no lo acompañen con pan y sí con una fruta, con lo que mantenemos algo de su hábito, pero logramos que lo mejore, adaptándose a nuestro pedido. Después están los requerimientos de comer sin sal, sin azúcar, ya que todas las dietas son así, pero dando una extra, a no ser que la persona tenga diabetes y no se la puede dar. Con las carnes rojas, pedimos que se cuiden más quienes tiene problemas de ácido úrico".

Cada caso es diferente

Finalmente nuestra entrevistada nos dejó claro que el tiempo del tratamiento depende de cada paciente, del exceso de peso que tenga, y de sus problemas de salud asociados. Agregó además la importancia de los controles semanales que hace este sistema, los cuales hacen que los pacientes se cuiden más en la semana:

"Por último, aclaro que los 'vivis' tienen un resultado de 10 a 15 días sobre el estímulo sobre el que se colocan, por lo que controlan la ansiedad de la persona por 10 u 11 días, después bajan su efecto y ahí la persona se debe controlar sola, dependiendo de los nuevos hábitos que haya incorporado".

A quienes deseen consultar los beneficios de este sistema - que tiene costos muy accesibles -, les decimos que pueden llamar al 099 509 194 y además aprovechar las promociones que actualmente tiene la clínica en Melo, con descuentos según la frecuencia de las consultas de sus pacientes.

No hay comentarios.: