domingo, 23 de septiembre de 2007

CORREO DEL LECTOR


Dos desde Cuchilla Cambota
Te escribo estas líneas para felicitarte por la Revista "Propuestas" por los artículos tan importantes que ella contiene. También por el precio tan accesible para que toda la población pueda comprarla y disfrutar leyéndola. Me gustaría que la revista tuviera artículos sobre los beneficios que aportan las frutas, verduras y comidas para la salud y prevención de posibles enfermedades.
También que sigan mostrándonos en la revista a los locutores de La Voz de Melo, como Alejandro Motta, Angel Burgos, Gustavo Olivera y otros, como lo están haciendo.
Felicitaciones y que sigan así,
Nemie Lemaire Porcíncula

Escribo deseándote éxito con la Revista "Propuestas" por contener en ella cosas importantes que nosotros los lectores nos enteramos y a la vez con un precio módico para todos los bolsillos.
Además, desearía que en los próximos números salgan los integrantes de Tiempo de Todos y otros de la radio que no conozco, como el Profesor Aníbal Villa. También sería importante que hubiera un espacio con consejos de belleza para todas las edades. Estoy coleccionando la revista mes a mes a pesar de vivir en una zona rural muy alejada.
Saludos,
María Pereira


Juego Limpio en el Baby Fútbol
Te felicito por la revista, por el precio popular y por pedir ideas a la gente.
La revista me pareció muy buena y al tomar en cuenta el costo, me parece que tendrías más venta si le dieras alma de barrio, o sea, mezclándote en las pequeñas cosas de la gente. Para ello, te sugiero que dediques un espacio para el Baby Fútbol, porque al aparecer fotos de los hijos y vecinos haría que mucha más gente compre la revista y además ese gesto quedaría grabado para siempre en la memoria de los niños. Incluso, para darles una alegría a unos niños que tal vez nunca puedan ser campeones, debes elegir a las categorías "Fair Play", como demostración de que la revista premia a quienes respetan la fraternidad deportiva, porque el fútbol es pasión y desde pequeños debemos superar las frustraciones que con el tiempo puedan transformarse en pérdida de autoestima. También se puede destacar a los equipos con menos expulsiones, para generar en los niños una nueva mentalidad y eliminar la ola de triunfalismo que produce un complejo de inferioridad en los perdedores, que los hace abandonar el Baby Fútbol y luego el ocio los empuja a la drogadicción. El porque de esta idea es demostrar que hay un medio que no se encandila por los chismes de Casal ni los excesos de Maradona pero en cambio si se interesa por la integridad deportiva de la juventud. Creo que es la única forma de hacer volver a las familias a las canchas de fútbol. Además, como siempre nos quejamos de la importancia de los antivalores, si en esta gigantesca montaña de insensibilidad no creamos algunos espejos y les legamos algunos rayos de sol para que la gente común pueda guiarse, difícilmente la sociedad acierte el rumbo.
Sin más, se despide un lector que espera haber sido útil,
Luis A. Gómez
Melo


Los centenarios
Estuve viendo el trabajo que hacen, los felicito y les deseo de corazón mucha suerte. No se olviden de los 100 años de la escuela N°8 de acá de Fraile este año y para enero del 2008, el centenario de nuestra ciudad.
Les deseo lo mejor, un abrazo y adelante,
Fabián Fleitas
Fraile Muerto

Recuerdos de la niñez
Tengo en mi poder los dos números de la revista y me encanta leerla, ver inclusive los avisos publicitarios y recordar mi niñez y mi adolescencia tan gratificantes y tan felices!!! En el N°2 el cuento "El que quiera pescar que se moje", de Q.T.C., me devolvió en el tiempo a los concursos de pesca, donde mi hermano participaba con su barra. El tiempo pasó tan rápido que si cierro los ojos todavía me veo ansiosa esperando la hora de los bailes en el Club, haciendo la previa en la Pizzería Aroztegui, de paso en Carnaval "garroneando" una mesa para ver el corso donde siempre algún amigo y/o novio de turno salía disfrazado de mujer(para variar) en algún camión. Mi marido que viaja para ahí todos los meses por trabajo, la seguirá comprando, y así me sentiré mucho mas cerca de mi tan querido rinconcito al cual con mucha sabiduría mis padres eligieron para traerme a este mundo.
¡¡¡Muchos éxitos y gracias por las Propuestas!!!
Isabel Vera
????


"Que los médicos tengan más humanidad y sensibilidad"
Agradezco que consideres oportuno incluir en tus páginas las siguientes palabras, en las que cuento los tristes momentos que me tocó vivir con al fallecer mi esposo en el Sanatorio CAMCEL hace poco más de un mes. El pasado 7 de junio de 2007 mi esposo, Julio César Barboza, de 51 años, tuvo un paro cardiorrespiratorio, estando conmigo, en nuestra casa. En ese momento llamé a los teléfonos del sanatorio y no me atendió nadie, tampoco en el 911 ni en el teléfono de la Secc. 15, por lo que lo terminé llevando al sanatorio en un taxi. Al llegar, lo rehabilitaron y llevaron a CTI inmediatamente, en donde estuvo 32 días. Todo ese tiempo estuvo en Melo, ya que le pedí al Dr. Jorge Castro que lo trasladara a Montevideo y me lo negó rotundamente, diciendo que no había razón para ello. De ahí lo pasaron a la UCE, y de ahí a sala general, estando en la misma situación, pudiendo sólo abrir los ojos y escuchar, no pudiendo hablar, moviendo muy poco sus piernas. El diagnóstico que le dieron acá fue "enjuria encefálica anoxo esquémica post paro", mientras que a través de un amigo, consulté por la situación de mi esposo con neurólogos del Hospital de Tacuarembó y me mandaron decir que cualquier diagnóstico era precipitado, ya que esto era de esperar. También en Montevideo, un médico amigo me dijo que había que esperar. En el sanatorio lo sacaron del CTI y no le hacían nada, hasta que tuve una audiencia con el Dr. Dos Santos y recién entonces le hicieron un electro, análisis de orina y de sangre y finalmente habían dispuesto que se le hiciera una tomografía, a la que mi esposo no llegó por fallecer una horas antes de la misma, el 6 de agosto. Ante esta situación, principalmente quiero dejar claro mi agradecimiento al cuerpo de enfermeras y nurses del sanatorio, el cual vive y sobrevive gracias a ellos, ya que los médicos después de las 10 de la mañana desaparecen y los que llevan adelante al sanatorio son 2 enfermeras y una nurse. En la noche sucede lo mismo, es algo de no creer, pagar más de mil pesos para que te suceda esto es impresionante y más si se tiene en cuenta que mi esposo llevaba 20 años como socio. Con las enfermeras y nurses tengo un agradecimiento muy profundo. También con el Dr. Dos Santos, que me escuchó, con el Dr. Andrés Rodríguez, que es una excelente persona y con los Dres. Gustavo Lamancha y Ciro Duarte, que le hicieron la traqueotomía. Los demás, sólo tienen el signo de pesos en la cabeza, como le dije al Dr. Dos Santos, se equivocaron de Facultad, y además, no están preparados para tratar a enfermos crónicos. En Montevideo, a él siempre le dieron posibilidades de vida. Allí lo trataban en el Sanatorio Americano, por medio del Centro de Órganos y Tejidos, por el que había entrado a un listado para un transplante de corazón, para lo cual esperábamos que apareciera un donante y en ello fue que tuvo el paro. Los médicos del Americano nada que ver, entraban de mañana a la sala de mi esposo, se sentaban en la cama junto a él, si lo veían triste le intentaban levantar el ánimo… eso acá no existe, acá sólo corre la prepotencia y si les hablás te dejan hablando sóla, mostrando una pésima educación. Inclusive al segundo día que estábamos en el sanatorio, uno de los médicos me dijo "andá viendo que vas a hacer con él, porque esto se define en horitas", a lo que yo le dije que él no era Dios para decir eso, que sólo se tenía que dedicar a hacer bien su trabajo como médico. Otro ejemplo: el médico al que le pedí el traslado me dijo textualmente: "la desgracia de tu marido es haber salido del paro, tenés que intentar rehacer tu vida sin él, él ya no existe" ¿cómo me va a decir algo así? Eso también se lo destaqué al Dr. Dos Santos, ya que nunca vi tanta falta de humanidad y de sensibilidad como la que hay en el sanatorio. En Montevideo - que las mutualistas son inmensas y con muchos más pacientes -, el médico se toma el tiempo de hablar con el paciente y con los familiares para explicarles las cosas, mientras que acá no explican nada. Como ejemplo, decir que cuando le pedí un fisioterapeuta al médico que trataba a mi esposo en CAMCEL, me dijo que esas tareas de recuperación las tenían que hacer los familiares, cuando nosotros hacíamos todo lo que podíamos. Yo aprendí a ponerle oxígeno, nebulizador, ayudé a bañarlo, cuando en el Americano no te dejan ni que tocar al paciente, ellos incluso lo bañan. Acá un agravante que hay es la falta de personal, que es vergonzosa y hace que los enfermeros y nurses tengan que matarse trabajando. A los médicos de Montevideo les comenté con qué personal atienden acá y me dijeron que era inhumano y que la FEMI no debería permitir que se atendiera así.
En el final, lo que quiero con esta carta lograr, es que los médicos tengan más humanidad y sensibilidad para tratar a los pacientes, eso es lo que más quiero que se den cuenta, ya que realmente me sentí muy desprotegida durante los 60 días que estuvo mi esposo en el sanatorio.
Ojalá que Dios me ayude a no necesitar nunca más de esa gente. Gracias por dejarme compartir mis sensaciones con los demás lectores de la revista, poco después de haber vivido momentos tan duros para mí por los que espero que nadie más pase.
Lilia Sasías
C.I.:3.011.190-6


Sus aportes, comentarios, sugerencias y críticas nos ayudan a hacer una mejor revista entre todos. CARTAS: Gral. Oribe 770 bis - Melo. E-MAIL: propuestasmelo@gmail.com

No hay comentarios.: